La tradicional arepa de Venezuela estará presente en la feria gastronómica (Foto internet).

Varios venezolanos residentes en Latacunga han tomado la iniciativa de dar a conocer los platos tipos desarrollados en su país; con motivo de integración con los latacungueños.

Esta actividad será el 17 de marzo en San Sebastián, en el lugar los migrantes darán a conocer el arte culinario de Venezuela; entre los platos que se exhibirán están: la tradicional arepa, este producto es elaborado con harina de maíz blanco, puede ser frito o asado y rellena de todo tipo de elementos, también estarán presentes las empanadas fritas rellenas con carne mechallada, pollo con aguacate; asimismo el pabellón que lleva fréjol negro, arroz, carne mechada o tajada y plátano maduro frito.

Y las Mondocas que se hacen con panela, harina de maíz, añadido el plátano maduro cocido, al final el postre es frito.

La venezolana Kendy Lam, dijo que ofrecerá los postres entre ellos la torta de Auyana (zapallo en Ecuador), torta de quesillo, torta de zanahoria, “alimentos saludables para las personas que sufren de diabetes”.

El mismo día está previsto que llegue el Nuncio Apostólico de Ecuador y se reunirá con las damas y con los jóvenes de la parroquia.

Con estas actividades quieren dar a conocer que son gente emprendedora, profesionales que quieren una convivencia sana entre venezolanos y latacungueños.

Al mismo tiempo Elina Ocando, también de nacionalidad venezolana, comentó que la llegada de cualquier persona de diferente país puede ocasionar una desestabilización, “porque al llegar puede causar un malestar a la población por ocupar los puestos de trabajo o utilizar los servicios básicos”.

En este sentido quieren que los latacungueños sepan que “nosotros venimos a compartir, trabajar a buscar una mejor calidad de vida”, su aspiración es que Venezuela en algún momento llegue a la paz y puedan retornar a su país.

Gustavo Ocando destacó: “si se dan a conocer los malos también tenemos que darnos a conocer los buenos”, él trabaja en una peluquería y en tiempos libres se dedica a expender frutillas con crema.

La idea nació del párroco Manolo Prado, en la parroquia residen más de 100 venezolanos ya sea  en familias o individualmente, expresó Victoria Falcón. (I)