Por fin el país ha sentido que hay liderazgo. El presidente Moreno se ha puesto los pantalones y desde sus declaraciones ante la ONU ha sido claro en marcar distancia con el gobierno de Caracas, el que como todos sabemos ha devastado por completo con el totalitarismo del socialismo del siglo XXI, a un pobre país que hoy en día se muere de hambre.
Ante el claro y sensato discurso de Moreno ante la ONU, el gobierno socialista de Maduro lo ha llamado mentiroso, solamente por contar la verdadera situación en la que llegan de manera desgarradora los pobres hermanos llaneros, enfermos, cansados de caminar a pie y sin una sola moneda en sus bolsillos; esta gran verdad, al parecer, les ha herido en lo más profundo, a los falsos líderes que juegan con la vida de millones de personas.
Ante esta falta de respeto Moreno ha procedido a ordenar que salga de nuestro país la embajadora Carol Delgado, y el gobierno de Maduro ha hecho lo propio, también expulsando a la encargada de negocios de Ecuador en dicho país, Elizabeth Méndez.
Con estos cortes de lado y lado, los ecuatorianos sentimos un gran alivio, pues ya era hora, de que de una vez por todas, se marque distancia con ese nefasto y criminal gobierno, que hace muy poco tiempo tenía enorme influencia sobre nuestro país. Hoy como lo mencionamos el alivio es indescriptible, pues nos alejamos más de la posibilidad de caer en el círculo vicioso que hundió a Venezuela y del que nos salvamos por un pelo.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 3 =