Un tema complicado en el país es la ignorancia de los aspirantes a jueces constitucionales, se habla de que 96 fueron reprobados, y solo dos personas obtuvieron del 20 al 25 % de puntos.
Se nota a leguas que la mano del correato ya no está de por medio, lo mismo ocurrió semanas atrás con el tema de aspirantes a fiscales, la improvisación de los mismos quedó al desnudo cuando una gran mayoría consiguió únicamente algo más del 60 % de puntos.
Es increíble que en la época de la revolución ciudadana había aspirantes que sacaban hasta el “120 %”, claro está, todo esto era una simple farsa para manipular la justicia de manera abusiva.
Se dice que se encuentran cerca de 400 jueces cuestionados, que de una u otra manera, los mismos están relacionados con las directrices que da o daba el SS XXI, en la actualidad todos estos tejes y manejes están quedando al desnudo y se ve por primera vez, en cerca de dos décadas, la terrible situación de la justicia ecuatoriana, una realidad complicada que es el talón de Aquiles de nuestra golpeada nación, una de las principales razones por las cuales no llega la inversión externa al Ecuador.
Mientras esta situación no cambie de manera radical, sacando todas las ratas que se encuentran enquistadas manipulando la justicia de manera descarada, difícilmente podremos caminar hacia adelante.
Esta es la oportunidad para que este gobierno por vía consulta popular, logre un saneamiento de esta podredumbre que hoy mantiene en zozobra y descontento a todo un pueblo sometido a la voluntad y negociados de los corruptos. (O)