El presidente Lasso como última opción, al verse perdido en el tema seguridad en el país, ha optado por buscar la asesoría de los mejores, pues se conoce que los israelitas tienen verdadera competencia en estos temas.
Esperamos que este viaje sea realmente beneficioso, porque lo cierto es que con el tema delincuencial ya se ha perdido la batalla, el asunto es tan complicado, que la misma alcaldesa del Guayaquil ha manifestado que para que entren a trabajar en algunos barrios peligroso, los servidores públicos tienen que pagar vacunas.
Esta es lastimosamente es la situación real de la actualidad, de un lugar que se cae en pedazos por el descontrol delincuencial, un lugar en el que reina a sus anchas el narcotráfico, amo y señor de las calles de la Patria.
El pasado fin de semana la cárcel de Santo Domingo se vio envuelta en otro amotinamiento, muerte y fuga de reos, una situación normal en estos días, pues ya no existe ciudad en el Ecuador en donde no ocurran estas escenas de matanzas y dolor.
Es hora de desmembrar las enormes cárceles, cerebro de la delincuencia y sitio de mando del narcotráfico y sus pandillas en las calles, estos centros son el núcleo de donde nace la violencia en nuestro país, por ello es momento de dividir estos cuarteles generales del terror.
Esperamos que el primer mandatario logre una buena asesoría que permita disminuir a estas mafias, recordemos que ni siquiera los estados de excepción que se han impuesto, logran bajar de alguna manera las matanzas en las calles. (O)