La noticia de que José Arroyo candidato a la alcaldía de Pujilí fuera apuñalado frente a su domicilio, causó enorme conmoción en el medio. Las garras de la delincuencia llegan a todos los ámbitos y no respetan nada, lo que llena de enorme preocupación a la comunidad.

Desgarra la situación del país, la justicia no puede llegar hasta las últimas consecuencias por la intimidación a la que está sometida, un ejemplo de ello es el asesinato de un fiscal en Guayaquil que investigaba violencia y narcotráfico. Hay enorme expectativa sobre las medidas que propondrá el gobierno para dar seguridad a quienes tienen en sus manos el difícil papel de enjuiciar a la mafia criminal.

En este punto es fundamental que la sociedad ecuatoriana dé su apoyo contundente a las preguntas de la próxima consulta popular sobre permitir el apoyo complementario de las Fuerzas Armadas en las funciones de la Policía Nacional para combatir el crimen organizado, enmendando la Constitución de conformidad con lo previsto en el anexo 1. Y permitir la extradición de ecuatorianos que hayan cometido delitos relacionados con el crimen organizado transnacional, a través de procesos que respeten los derechos y garantías, enmendando la Constitución según el anexo 2.

Una situación tan peligrosa y complicada requiere de medidas concretas para corregir tantas irregularidades y descontrol. (O)