Después de dos meses lejos de sus familiares, el día de ayer se reanudaron las visitas carcelarias en el CPL Cotopaxi, en medio de estrictas medidas de seguridad. Razones humanitarias fueron el motivo para autorizar estos encuentros.

Hay que tomar en cuenta que los escáneres de ingreso se encuentran totalmente destruidos y se calcula que su reposición costaría más de tres millones y medio de dólares, lo que implica que los cateos a las visitas serán manualmente.

El drama humano que se vive en las cárceles es de dimensiones brutales. Las mafias carcelarias destruyeron implementos de altísimo valor económico, como las más de 500 cámaras de seguridad de las más de 600 con las que contaba el centro. Estás cámaras tenían como objetivo garantizar también la seguridad de los reos, que hoy se encuentro en total indefensión frente a la violencia del crimen organizado.

Vamos a ver cómo se desarrollan los acontecimientos.