Al parecer las expresiones de su coidearia Rosa Cerda, de que “Si roben, roben bien, justifiquen bien, pero no se dejen ver las cosas” dicen es un error de interpretación, nada más absurdo que esta injustificada excusa. 

Para la mayoría de ecuatorianos esto no es más que el vivo ejemplo de cómo se maneja la clase política en el Ecuador, hoy de una manera más abrupta, lo ha demostrado Cerda, las verdaderas intenciones de quienes nos están representando en la Asamblea Nacional, un ente que definitivamente, no puede estar más desgastado, pues simplemente tiene cero credibilidad, cero aceptación por la cantidad de escándalos de corrupción, por los que ha sido cuestionado.  

Esos aires de grandeza y corrupción no es la primera vez que ocurren por parte del sector indígena, ya lo dijo Vargas en una de sus citas internacionales, que él era el primer personero del Ecuador, además de hacer un llamado a militarizar al sector indígena. 

Lo indignante de este tema es que, no se está tomando los correctivos que merecen estas declaraciones que han encrespado a todos los ecuatorianos y que hoy justifica la dirigencia del indigenado, diciendo que la prensa es la que manipula la información y cambia el significado de lo dicho por esta asambleísta; sin embargo, las palabras que expresa este personaje, son claras y textuales.   Un enorme error de este partido, querer desvirtuar algo tan grave, culpando y endosando a otros, por las claramente mal intencionadas palabras de su militante que han sido rechazadas por todo el país, que pide a gritos la cabeza de esta mala funcionaria.  (O)