Por fin se acordaron de nosotros y luego de años de suplicio, el Ministro de Obras Públicas ha hecho el desembolso para que el tramo Belisario Quevedo – ESPEL sea terminado; parece mentira que hayan tenido que pasar tantos años para que se acuerden de dotar de un acceso de primer orden a una de las principales universidades del país.
Este es un tema que ha causado mucho malestar en la ciudadanía, más aún, sabiendo que esta vía se une al anillo vial de Salcedo y es una de las carreteras de emergencia que tiene Cotopaxi en el caso de una erupción volcánica.
Ni siquiera porque tiene estas características las autoridades eran capaces de tramitar la obra, o si la tramitaban no tenían la suficiente fuerza o argumento para que la misma salga adelante.
Qué falta de gestión hay en Cotopaxi; sin duda una provincia abandonada, en donde su principal problema es la falta de administradores.
Ojalá pronto los estudiantes de la ESPEL puedan llegar con facilidad a su alma mater, sin tener que empolvarse, ni esperar que el transporte los saque en medio de aquel tierrero; esto sin duda ayudará al desarrollo de todo el sector, el que hace mucho tiempo debía haber crecido de manera ordenada; pero no lo ha hecho gracias a los retrasos e impavidez de quienes nos han representado.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve + dieciseis =