Hace unos años -en una entrevista-, ante la pregunta del periodista que la conducía de ¿cómo ves la elección de Alcalde de Latacunga en el 2019?, yo le respondía que más o menos como el Campeonato Nacional de Fútbol, con 14 equipos (en esa época no eran los 16 de ahora) ‘peleando por el título’, pero en realidad divididos en varios grupos: los de Libertadores (con chance de ser alcalde), los de Sudamericana (con posibilidad de meter concejal), los que no juegan a nada y los del descenso; esa entrevista terminó entre risas y meses después el tiempo me dio la razón.

       La elección del 2019 tuvo al menos a dos docenas de postulantes al sillón de Rafael Cajiao, de los cuales concretaron su inscripción 15 y pudieron participar 14 -los mismos del Campeonato Nacional-, el número más elevado de la historia de Latacunga, los cuales dispersaron tanto el voto que quien resultó electo lo hizo apenas superando el 20% de los votos y convirtiéndose en el Alcalde con menos respaldo popular al asumir el Solio Edilicio.

       Ahora bien, según el Consejo Nacional Electoral hay 21 organizaciones políticas nacionales inscritas, en Cotopaxi existen dos movimientos provinciales y en Latacunga uno cantonal, en total 24 partidos y movimientos están habilitados para presentar candidatos a la Alcaldía de Latacunga, lo leyó bien, esta vez podrían ser 24, ¿se imagina esa locura?

       Vamos por partes, supongamos que de los 24 partidos ’solo’ la mitad presenta postulantes o decide aliarse para esta elección, serían 12, es obligatorio que haya un debate entre ellos (así lo manda al fin la ley), sin importar el formato que se utilice deberá dividirse en dos días y por ende tenernos ‘al pie del radio’ esas jornadas, pero analicemos más allá de esta obligación legal.

       Si ‘solo’ son 12, implica que tendremos al menos 60 candidatos a concejales en Latacunga Urbana y por lo menos 48 en Latacunga Rural, más sus suplentes, es decir ‘por lo bajo’ serán 108 latacungueños de bien disputándose uno de los nueve puestos en el Concejo Municipal para ejercer sus funciones por cuatro años, luchar por la Vicealcaldía y presidir al menos una Comisión o tener una delegación del Alcalde. Exagerado ¿verdad?

       Ahora le voy a contar otro detalle, YA ESTÁN LOS 12, si mi ojo político no me falla, ya son al menos 11 coterráneos quienes han expresado pública o privadamente su interés de suceder a Byron Cárdenas en el período 2023-2027, más el interés del actual Burgomaestre de permanecer al frente del Cabildo, son 12. ¿Quiénes? Le dejo la duda, pero le anticipo que vienen del propio Concejo, del Consejo Provincial, de las Cámaras, de la Academia y de los barrios, ‘caliente, caliente’, esos mismos, los que usted acaba de decir, esos mismitos son.

       Lamento que de esos 12 apenas dos sean mujeres, quizá Latacunga ya merece una Alcaldesa, me apena que apenas uno de esa docena sea menor de 40 años, de pronto la juventud también podría entrar en pelea y me duele que de esos 12, quizá 6 -si mi memoria no me es infiel- han dado ‘camisetazos’ a lo largo de su carrera política; en ese estado de cosas, llegar a la Alcaldía va a estar ‘jodido’.

       Súmele a eso ‘armar’ listas de concejales (principales y suplentes), Juntas Parroquiales Rurales (también principales y suplentes), cada uno de los 12 elegidos tiene que tener al menos 118 ‘legionarios’ a nivel cantonal para presentarse, arduo es el desafío, complejo el desgaste, hermosa la ilusión.

       Estamos a un año y medio de las seccionales, seguramente muchos postulantes adicionales seguirán saliendo, para ellos mi felicitación y ánimo, Latacunga merece más, no más candidatos, sino más ideas, más debate de las mismas, más proyectos, más realidades y menos primeras piedras; entiendan que la Alcaldía no puede ser un capricho personal, es el  más grande honor que esta tierra maravillosa puede dar a sus hijos para velar por el bien de todos.