Se podría decir que no fue una sorpresa, cuando el día de ayer una guía penitenciaria del CPL-Cotopaxi,  trató de ingresar al centro penitenciario 100 municiones calibre nueve milímetros adheridos a su cuerpo, a pesar del estado de emergencia vigente.

Las garras de la mafia han llegado a todos los estratos, y queda confirmado que alcanzó el corazón del personal  que  tiene a su cargo  la seguridad de los centros penitenciarios. Si bien es cierto hay que discriminar pues no todos deben estar contaminados, pero es evidente que habrá que replantearse el manejo del lugar reclutando nuevo personal que esté lejos de la criminalidad.

La historia del CPL-Cotopaxi, es la historia de la infamia, la historia de una aberración, de la prepotencia y del engaño. Junto a toda la comunidad cotopaxense pedimos a las autoridades locales levanten su voz, que los disputados de Cotopaxi, más allá de sus banderías políticas den a conocer nuestra tragedia en la Asamblea Nacional.

La Asambleísta Nacional Nathalie Viteri en la sesión 719 de la Asamblea Nacional del 22 de julio pasado repudiaba la violación de una mujer policía en el último amotinamiento del CPL-Cotopaxi  y defendía el uso progresivo de la fuerza. Esas son las personalidades que necesitamos se alíen a nuestra causa justa, situación que debe ser conocida por todo el Ecuador. (O)