Por segundo año consecutivo la tradicional fiesta de Corpus Christi en el cantón Pujilí, tendrá que realizarse de forma virtual. Una celebración única por su riqueza folclórica, demostración palpable del sincretismo religioso  de dos culturas.

La fiesta del Corpus Christi armoniza perfectamente las tradiciones indígenas con el cristianismo, traído por los españoles. El recuerdo festivo del Cuerpo y Sangre de Jesús coincide con el homenaje  que los pueblos ancestrales rinden al dios Sol, agradeciendo las cosechas. Todo esto dentro del marco del solsticio de verano del hemisferio Norte, de tanta significación para las antiguas culturas en el mundo entero.

Se estima que esta fiesta se realiza desde el siglo XVI, la tradición manda que sea el jueves siguiente al domingo de la Santísima Trinidad. Desde el año 2001 las Octavas de Corpus Christi del cantón Pujilí, fueron declaradas como Patrimonio Cultural Intangible  de la Nación, convocado a miles de turistas año a año en un acto de singular belleza y colorido.

Los legendarios danzantes y sus cintas multicolores deberán esperar otro año para salir nuevamente a las calles; mientras tanto el cabildo del cantón Pujilí ha planificado varios actos que podrán seguirse por las redes sociales.(O)